Ante todo aclarar que los Vinos de Jerez no son vinos que sólo se produzcan en Jerez de la Frontera. Son vinos que nacen y crecen en el valle del río Guadalquivir, azotados por los vientos de Levante y Poniente, y bañados por el sol de Cádiz.

Se llaman Vinos de Jerez ya que todo comenzó allí y esa es su Denominación de Origen.  Pero la verdad es que se elaboran en muchas localidades. Las más conocidas son Jerez de la Frontera (por supuesto), Sanlúcar de Barrameda y El puerto de Santa María. Estas tres localidades son las que forman “El triángulo del Sherry”. Pero no hay que olvidar Chiclana de la frontera, Chipiona, Puerto Real, Rota y Trebujena. Éstas, junto con las tres anteriores, forman “El Marco de Jerez” y son los sitios oficiales en donde encontraremos buenos vinos.

Son los vinos más viejos del mundo. Hay documentos que demuestran que fueron los fenicios, hace unos 3000 años, los que introdujeron la vid en la provincia de Cádiz y comenzaron ya a elaborar estos magníficos vinos. Y se han ido mejorando desde entonces. Incluso en la época musulmana de Al-ándalus se consumía esta bebida… aunque lo hacían con la excusa de sus beneficios medicinales… ya me imagino la cantidad de visitas al médico para que les recetase un vasito de Jerez!

El nombre ha ido cambiando con el paso de los siglos y ha embellecido esta bebida de dioses con historia: Desde el Xera fenicio, pasando por el Sheris árabe o el Xeres cristiano, sin olvidar la gran aficción al Sherry de los ingleses, llegamos al Jeréz del día de hoy. Un vino con personalidad que no acompaña a las comidas sino que las decora, las viste, las potencia e incluso las endulza.

A pesar de ser vino, su elaboración es bien diferente a la de los vinos tintos o blancos y, a pesar de las variaciones en su color, el vino de jerez proviene de uvas blancas autóctonas de esta provincia: Palomino fino, Moscatel y Pedro Ximenez.

Aquí tienes más historia sobre estos fascinantes vinos. Si los quieres catar y ver la elaboración más de cerca, vente conmigo a esta bodega familiar ,no te arrepentirás.

Si lo que prefieres es conocer sus viñedos e irte de picnic, entonces tu experiencia es esta.